Bienvenido a Ítaca

Ìtaca es un proyecto de autogestión social, mediante el que un conjunto de personas de diferentes localidades hemos decidido unirnos para llevar a la práctica los principios de una sociedad alternativa basada en la cooperación, la justicia social y el respeto al medio ambiente. A sabiendas de que juntos somos más fuertes para cumplir nuestros objetivos y para defendernos de la grave crisis que padecemos.

Ítaca ha establecido por unanimidad sus principios fundacionales y los ha recogido en unos estatutos aprobados legalmente, entre los que destaca el carácter asambleario de sus decisiones, la limitación de la desigualdad económica entre sus socios trabajadores, la apuesta por un consumo sano y ecológicamente sostenible, y la eliminación de la diferencia entre las figuras del empresario y el trabajador.  En ítaca, sin renunciar a la rentabilidad económica, todos somos dueños y responsables de lo que producimos y de lo que consumimos.  

La expresión jurídica que hemos elegido para nuestro proyecto es el de cooperativa Integral, por ser aquella que mancomuna simultáneamente diversos tipos de actividad: consumo, producción y servicios. Pretendemos de ese modo asumir los principios del movimiento cooperativo, que surgió en los siglos XVIII y XIX como respuesta de las capas populares a las penosas condiciones de vida impuestas por el capitalismo. Movimiento del que Mota ha constituido siempre un ejemplo destacable.

La cooperativa cuenta con diversas secciones, actualmente en fase de formación. La primera es la tienda, desde la que se gestiona el consumo colectivo de bienes de todo tipo, no siendo su objetivo vender más barato que el resto de establecimientos, sino disponer de márgenes de beneficio para el desarrollo del proyecto, concediendo prioridad a la creación de oportunidades de empleo para sus socios en paro. 

La segunda sección es el banco de tiempo, mediante el que los socios intercambian pequeñas tareas (labores de fontanería, jardinería, clases, idiomas, asesoramiento laboral, recados, cuidado de niños, clases de baile, reparación de electrodomésticos, etc.), manteniendo la equivalencia en unidades-hora de todas ellas.

Asimismo, cualquier socio puede poner en marcha iniciativas económicas, también llamadas microproyectos: horticultura, avicultura, servicio de comidas, editorial, etc., con el fin de abastecer las necesidades del resto de socios y de vender al exterior. La cooperativa apoya y fomenta este tipo de iniciativas, actuando como vivero de empresas. La creación de una moneda propia, convertible en euros, o la promoción de la cultura y el crecimiento personal de sus socios, son también objetivos a corto plazo.

Un socio de la cooperativa integral ítaca tiene derecho a determinar de forma mancomunada el precio de lo que consume, la calidad de lo consumido y el destino de los márgenes de beneficio que genera su consumo.

A intercambiar sus conocimientos y habilidades con el resto de socios en igualdad de condiciones.

A optar a los empleos y recursos que genera la sociedad cooperativa.

A disfrutar de convenios realizados por la cooperativa con terceros, que aprovechando el mayor volumen de compra, mejoren los precios y las condiciones de lo que consume; y a ofertar sus propios productos o servicios en situación de preferencia frente a los no socios.

A ser protegido y amparado, cuando se encuentre en situación de necesidad, con todas las herramientas económicas y jurídicas que la cooperativa sea capaz de generar para este fin. 

La pertenencia a ítaca es independiente de toda filiación política o ideológica, está abierta a todas las personas, con la única condición de que respete sus principios, estatutos y acuerdos asamblearios, haciendo de la diversidad de opiniones y sensibilidades la base de su riqueza.

Si quieres participar...
Regístrate aquí y nos pondremos en contacto contigo.